Archivos para noviembre, 2010

El Palacio Salvo ha sido un monumento emblemático para la sociedad montevideana, situado sobre 18 de julio enfrente del mausoleo de Artigas, ha sido el deleite de turistas y curiosos de la increíble arquitectura que este ostenta.

Simbolo de poder y crecimiento de la época, nos ha estado acompañando desde ya hace más de 8 decadas.

Sin embargo hay otras historias sobre el Palacio Salvo que pocos conocen, historias oscuras, misteriosas.

Investigando por la red encontré este artículo, que relata la historia y las apariciones de algunos de los habitantes sobrenaturales que rondan este “Palacio”, y que se niegan a marcharse.

La historia:

El Palacio Salvo se comenzó a construir en el año 1923 , finalizando la obra en el año 1928.Fue realizado por el arquitecto Mario Palanti , el ingeniero Lorenzo Gori Salvo y decorado por el pintor Enrique Albertazzi.

El nombre del Palacio es por quienes fueron los ideólogos de la obra , los hermanos Salvo.

Los Salvo eran tres hermanos que compraron el predio en 650.000 pesos para construir una obra similar al edificio Barolo de Buenos Aires.

Allí había una confitería llamada La Giralda, en donde se escuchó por primera vez en 1917, los compases de La Cumparsita.

Durante dos años se perforó el suelo hasta llegar a una profundidad de doce metros para levantar un edificio que se compone de dos sótanos, piso bajo, entresuelo, 10 pisos altos completos , 16 pisos de torre, mas la plataforma del faro lo que hace un total de 31 pisos.

El area del terreno es de mts2 1798.95 , teniendo mts. 33.50 sobre la Avda. 18 de Julio y 53.70 mts. sobre la Plaza Independencia y calle Andes ( datos extraídos del antiquísimo libro provisto por el administrador del Palacio Salvo ).

El edificio ha sido estudiado y construido para hotel – dice en el antes mencionado libro histórico – , ya que el hecho de ser Montevideo una ciudad de turismo y la ausencia absoluta de hoteles de de categoría a excepción de los balnearios , ha decidido la construcción de este hotel.

Angel Salvo, uno de los tres propietarios del edificio murió antes de que el Palacio estuviera terminado, y cinco años después de la inauguración también murió José, otro de los hermanos.

José Salvo era un importante empresario.

Tenía dos hijas y una de ellas estaba casada con un joven de origen humilde llamado, Ricardo Bonapelch. La noche del 29 de abril, Salvo fue atropellado por un auto y murió a consecuencia de las múltiples heridas.

Las investigaciones llevaron a la detención del conductor que había sido contratado por Bonapelch para matar a su suegro y quedarse con parte de la fortuna. Bonapelch murió años más tarde en la cárcel cumpliendo su condena.

Ha sido imposible conocer la cantidad de obreros, técnicos y artesanos que trabajaron durante los años en que se levantó toda la estructura. Para su edificación se emplearon materiales tan valiosos como mármoles de Carrara, granito de Alemania para los arcos de La Pasiva y roble del Cáucaso para sus puertas.

Los salones del primer piso con ornamentación Art Decó fueron realizados por el pintor italiano Enrique Albertazzi, quien también trabajó en los vitrales del Palacio Legislativo.

Historia de fantasmas:

Todos los vecinos que aseguran haber visto a Don Pedro, el espectro del Palacio Salvo, coinciden en la descripción de su apariencia: es alto, elegante y siempre lleva un paraguas. También concuerdan en que es un fantasma bueno, y no le tienen miedo. Un hombre sostiene que lo salvó de las garras de un ladrón y una niña dice que la ayudó cuando caía de las escaleras.

Vecinos testimonian que lo vieron en las escaleras y en el piso siete. Las puertas suelen abrirse solas. Inquilinos sostienen que el edificio trae suerte.

Escépticos, desconfiados y suspicaces, sepan que las siguientes líneas no serán de su agrado. Evítense futuras indignaciones y, por favor, muden sus ojos de esta página a partir del siguiente punto. Ahora sí, solo quedan los soñadores, los que tienen la esperanza de que haya algo luego de la muerte, quienes al menos se permiten el beneficio de la duda y no hacen gestos dubitativos cuando alguien, sin titubeos, habla de fantasmas.

Una de las más populares historias sobre el espectro del Palacio Salvo data de 1999. Ismael Rodríguez llegó al edificio a las once de la noche y subió en ascensor a su apartamento del piso siete. El largo pasillo estaba, como siempre, inmerso en la más tenebrosa de las oscuridades. Apenas introdujo la llave en la cerradura algo lo paralizó, sintió el filo de una navaja rozándole la garganta y el susurro del hombre que lo instó a abrir rápido la puerta. El delincuente no improvisaba, sabía lo que quería. “Sé que cada martes viene un hombre con un portafolio lleno de plata”, le dijo.

Era cierto. Ismael esperaba semana tras semana a un socio suyo que llegaba, desde el departamento de Canelones, para dejarle una importante suma de dinero. Intentó explicarle, sin faltar a la verdad, que ese día la persona no iría. El ladrón no le creyó y se sentó a esperar que llegara su botín. El silencio y la tensión hacían de cada segundo una eternidad. Pasaron 45 minutos hasta que, por sorpresa, la puerta se abrió. Ambos adjudicaron el hecho a una corriente de aire, pero luego vieron en el pasillo a un hombre alto, elegante, vestido de negro que, pese al buen tiempo, sostenía un largo paraguas, y caminaba de un lado hacia el otro. “¿Quién es él?”, preguntó preocupado el delincuente. Ismael le dijo lo único que sabía, lo que comentaban todos sus vecinos: “Dicen que es un fantasma”. El copador entendió de inmediato que una navaja era poca arma como para enfrentarse a las fuerzas del más allá y huyó despavorido.

Todos los relatos coinciden en una cosa: el fantasma del Palacio Salvo es bueno. Algunas historias, como la de Ismael, vienen de boca de sus protagonistas que, aunque con reticencia, se atreven a contarlas; otras se convirtieron en leyendas urbanas a las que el tiempo borró los nombres de sus personajes principales. La apariencia del espectro es la misma en todos los testimonios; aunque algunos le atribuyen un sombrero tipo bombín, como el de Chaplin, y otros no. También concuerdan en cómo se llama: Don Pedro.

¿mitos? Los porteros del Salvo sostienen que en varias oportunidades el ascensor va hasta el piso siete y baja vacío. “Es algo que pasa desde hace años y no entendemos porqué. Incluso sucedía antes que pusieran los ascensores nuevos”, cuenta Héctor Guerrero, que trabaja en el turno matutino. Pablo Barboza, que hace el horario de la noche, asegura que una vez vio como las puertas del hall se abrían y cerraban solas. Ambos garantizan que no sienten miedo.

Cinco años atrás una inquilina vio a un elegante caballero mientras subía por una de las escaleras del Salvo. Al no reconocerlo se preocupó y luego de pasar a su lado giró la cabeza para observarlo: éste había desaparecido. “No pudo bajar tan rápido”, asegura. Otra vez, allí mismo, una niña se tropezó y rodó por algunos escalones hasta caer, alguien la ayudó a levantarse y logró calmarla del susto; cuando la pequeña dijo cómo era quién la había socorrido la descripción coincidía con la del llamado Don Pedro.

Y hay más. Hace pocos meses un hombre que no quiso ser identificado hizo una investigación sobre la historia del Palacio y sacó cientos de fotos del edificio. En una de ellas aparece la silueta difuminada de una persona, con la apariencia de un dandy de los años treinta, parada en uno de los rincones del hall. Los avances de la tecnología pueden hacer dudar si la imagen es real, pero de todos modos lo que sucede con ella es curioso. El administrador del edificio, Jorge Gil, asegura que la fotografía se borró tres veces de su computadora “sin que apretase nada”. Ismael, en tanto, aclara que quien aparece en la foto no es el fantasma que él conoce.

El psicólogo social Néstor Ganduglia, autor de los libros: Historias del Montevideo mágico e Historias mágicas del Uruguay interior, cuenta algunas de estas anécdotas sobre el fantasma del Palacio Salvo con la certeza que son veraces. “Existen muchas coincidencias, sobre todo en la descripción de Don Pedro. De todos modos no da para preocuparse, él sigue los lineamientos de los fantasmas montevideanos, que no son como los de las películas de Hollywood, en las que están siempre furiosos y vienen del otro lado solo para hacer desastres. Las apariciones uruguayas son como la gente de acá, tipos tiernos”, relata.

¿Quién es el espectro? “Muchos de los que cuentan historias misteriosas sobre el Palacio relacionan al espectro con Don José Salvo, que puso buena parte de los esfuerzos de su vida en levantar el edificio”, señala Ganduglia.

Los tres hermanos Salvo -Ángel, José y Lorenzo- compraron el terreno en el emblemático rincón de la Plaza Independencia en 1921, lo obtuvieron al carísimo precio de 650.000 pesos. Demolieron el viejo edificio del café La Giralda -conocido, entre otras cosas, porque allí se estrenó el tango La Cumparsita en 1917- y encargaron la obra al arquitecto Mario Palanti y al decorador Enrique Albertazzi.

Si bien todos los uruguayos no pueden coincidir en que existan fantasmas en el Salvo, sí se podrían poner de acuerdo en que la estructura representa “la fealdad entrañable de la ciudad”, dice entre risas Ganduglia. Una opinión parecida tuvo el arquitecto francés Charles Édouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Corbusier, cuando al visitar Montevideo en 1929 sugirió demoler el edificio con un cañón.

Dos años demoraron en levantar los 27 pisos, realizar los dos sótanos y construir los 370 apartamentos. En ese entonces, con sus 95 metros de altura, fue el edificio más alto de América Latina. Algunos historiadores, a la hora de explicar los símbolos que se desprenden de cada recoveco de la estructura, manifiestan que los Salvo eran masones.

Ángel no llegó a ver la obra terminada, falleció antes. En tanto, José Salvo murió cinco años después de su inauguración en 1928, asesinado por un sicario contratado por su yerno Ricardo Bonapelch, íntimo amigo de Carlos Gardel. El chofer Artigas Guichón fue el encargado de atropellarlo en Agraciada y Lucas Obes el 29 de abril de 1933, cuando iba rumbo al cine Paso Molino. Los vecinos creen que él es el fantasma.

Agradezca antes de irse. Ismael no vive más en el edificio, sin embargo es propietario de varios de los apartamentos que hay en él. “Los uso para alquilar y siempre los tengo todos ocupados. Los que se van vuelven, pues es aquí que vivieron los mejores momentos de sus vidas. El Salvo trae suerte”, asegura.

Los vecinos no se cansan de contar historias sobre pésimos estudiantes que mejoran sus calificaciones, empresarios menores que logran cosechar grandes negocios y mujeres que conocen a flamantes “príncipes azules”. Todo eso entre las paredes del envejecido monumento nacional. Pero esa ventura puede convertirse en un arma de doble filo. Una vieja leyenda dice que quienes se van del edificio deben agradecer y saludar ante sus puertas, y los que no lo hacen pueden sufrir terribles consecuencias.

Ganduglia sabe infinitas historias sobre este supuesto castigo para los inquilinos ingratos. En una de ellas habla de un señor que montó una empresa de importaciones y exportaciones. Se trataba de un emprendimiento humilde pero que, superando todas las expectativas, prosperó con rapidez. Al poco tiempo este hombre ya era un importante empresario y estaba en condiciones de tomar más empleados y ampliar sus instalaciones. Cuando se mudó olvidó saludar ante las puertas del Palacio. Se fundió en pocas semanas.

Otra aparición. Aunque impresionaba su gigantesca estatura y su blanca palidez, lo que más impactó a Ismael de esta mujer fantasma fueron sus enormes y redondos ojos violetas. “La vi con Don Pedro algunas veces, también en el piso siete. Pero casi siempre el hombre del paraguas estaba solo”, asegura.

Él vivió más de 20 años en el edificio y sostiene que incluso mantuvo diálogos con esta aparición femenina. “Mi hermana tenía un tumor en el cerebro y sufría unos fuertes dolores de cabeza. Un día, mientras la estaba cuidando, vi una sombra en otra habitación, me acerqué y era esta persona de los ojos violetas. Me dijo que para calmarle el dolor yo le tenía que tomar las sienes con las manos. Lo empecé a hacer y cuando la agarraba, aunque parezca increíble, ella dejaba de sufrir. Me dijo también que le quedaba un año de vida, cuando los médicos le habían dado pocas semanas”, recuerda Ismael. Su hermana murió 12 meses después.

Antiguas profecías

Las palabras fluyen de su boca mientras observa un punto fijo en la nada. El psicólogo social Néstor Ganduglia cuenta cada historia como si la estuviera viendo: “Existe una antiquísima profecía que vaticina una gran catástrofe, según ésta el Norte sucumbirá bajo el fuego y el Sur bajo las aguas. Francisco Piria, amigo de los Salvo, creyó reconocer uno de los lugares que las profecías dicen que se van a salvar. Marcó este sitio con un triángulo, cuyos tres vértices son: un obelisco en Rivera, el Castillo Piria y la fuente que está en la Plaza Matriz”.

Por otro lado, los Salvo indicaron el lugar hasta dónde llegaría el agua. Está en el propio casco del Palacio. “Por el momento son leyendas, pero al ver lo que pasa con el clima toman cada vez más sentido”, agrega Ganduglia.

Don Pedro en el Solís

Ismael Rodríguez es el testigo que más veces dijo ver al fantasma del Palacio Salvo. “Incluso me lo encontré algunas veces afuera del edificio”, asegura.

“Un día veníamos de Neptunia con un grupo de amigos en un auto y en confianza decidí contarles a ellos sobre el fantasma. Cuando se los dije se empezaron a reír, pero todos se callaron cuando miramos para la parte de atrás y nos dimos cuentas que venía con nosotros. `Ese es`, les dije. Se quedaron todos duros. Cuando alguien me dice que no existe, el tipo aparece”, cuenta.

Aunque ya hace varios años que no vive en el Palacio, Ismael dice que se encontró con el fantasma también en el Teatro Solís y que a veces lo ve por 18 de Julio. “Recuerdo una vez que una sobrina me estaba tratando de loco y el hombre del paraguas apareció”, señala.

FUENTE:

Diario el País

www.montevideo.gub.uy

Página oficial del Palacio Salvo

EDICION:

Ghostbustersmvd

BIENVENIDOS AMIGOS Y LECTORES:

Espero no se molesten al saber que este artículo no se refiere a fantasmas, monstruos, o demonios… pero no podemos dejar que ocurra algo peor… la indiferencia.

Este 3 y 4 de diciembre la TELETON lanza nuevamente una campaña para recaudar fondos para mejorar la calidad de vida de miles de niños con capacidades diferentes y la rehabilitación de muchos que han sufrido accidentes.

Lamentablemente mucha gente hace la vista gorda, o pretende que no pasa nada, o como dicen algunos “no es mi problema”, pues, si, lo es, es un problema de todos.

El pueblo uruguayo siempre se caracterizo por su bondad y solidaridad, por ese espíritu de ayudar al prójimo aunque no lo conozcamos.

Es por eso, que estoy pidiéndoles que contribuyan a esta buena causa, que ha dado tanta alegría a nuestro pueblo y sobre todo a las familias y niños que los necesitan día a dia.

No pienses que por poca que sea tu ayuda no lo vale, es todo lo contrario, si todos podemos donar un poco, ellos van a estar por siempre agradecidos y de esa manera podremos sentirnos mejor con nosotros mismos sabiendo que hicimos algo bueno por alguien que nos necesita.

Desde la fundación, que se produce el 17 de Julio del 2003 la TELETON ha ayudado a miles de niños de todo el país, incluso a niños de otros países, además de dar apoyo a sus familias.

Solo las familias que hemos necesitado de sus servicios, sabemos lo importante que es su tarea, y que no existe ningún centro de rehabilitación con las características de la TELETON.

La gente que lo forma y trabaja en esta institución, tiene una vocación de trabajo y compromiso únicos, el vinculo que surge con sus “pacientes” es asombroso, la humanidad y el cariño, junto con la misión de rehabilitar  los ha convertido en personas sencillamente increíbles.

Solo me resta decirles gracias a todos aquellos voluntarios que sin recibir nada a cambio tienen una jornada titánica en la recolección de fondos, a los artistas que se unen a la misión de ver una sonrisa en un niño, y sobre todas las cosas gracias a todo el pueblo uruguayo que aportara su granito de arena para que los sueños de miles de niños se cumplan.

Aquí podrá encontrar las diversas formas de colaborar con esta obra y los objetivos que nos proponemos cumplir para el próximo año.Para la edición 2010 se establecieron las siguientes formas de colaborar a través de seis líneas 0900 proporcionadas por Antel, cuyos llamados desde todo el territorio nacional no generarán ningún costo adicional.
 
Llamando al 0900-9930, Ud dona 30 pesos.
Llamando al 0900-9950, Ud. dona 50 pesos.
Llamando al 0900-9970, Ud. dona 70 pesos.
Llamando al 0900-9150, Ud. dona 150 pesos.
Llamando al 0900-9500, Ud. dona 500 pesos.
Llamando al 0900-9900, Ud. dona 900 pesos.
 
 
 
También se puede donar a través de la Red Abitab de todo el país (en nuestra cuenta a nombre de Teletón). A través de este link ( www.abitab.com.uy ), Ud. puede acceder a las direcciones y teléfonos de las sucursales que Abitab tiene en todos los puntos del país.
 
 
También se puede colaborar a través de todas las sucursales del Banco Santander. Cuenta corriente en pesos y en dólares: 71-4449444
 
 
BINGO SOLIDARIOColaborá con Teletón a través del “Bingo Solidario”, cuyo único premio es un apartamento con garaje en Malvín.Para participar del “Bingo Solidario” Teletón se necesita adquirir los cartones en las agencias y sub agencias de quinielas de todo el país, que se venderán hasta el 30 de noviembre inclusive. El costo del cartón es de $ 20.El sorteo se realizará durante el programa Teletón del 4 de diciembre, que será televisado en directo a todo el país por los canales 4, 10 y 12 y cientos de repetidoras.

Utilizando la tarjeta Italcred, la empresa dona $ 10 a la Fundación Teletón y por la adquisición de una nueva tarjeta la donación será de $ 100.Esta donación regirá del 15 de noviembre al 3 de diciembre inclusive.

 

Sitio web oficial

 

http://www.teleton.org.uy/inicio/ 

 

GRACIAS!!!!

¿Que hay detrás de un espejo?

 Y por favor no me respondan la pared… hay muchas historias, cuentos, leyendas he incluso películas de terror en las que se afirma que un espejo es un portal hacia otro mundo, tal vez el de los muertos o talvez incluso de vivos condenados a copiarnos y ser castigados si no se hace un buen trabajo por dejar al descubierto un gran secreto, es por ello que GHOSTBUSTERSMVD preparo este informe para ustedes.

Un poco de historia:

Los espejos como utensilios de tocador y objeto manual fueron muy usados en las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana. Se elaboraban siempre con metal bruñido, generalmente cobre, plata o bronce, a este proceso se le conoce como plateo. Tenían forma de placa redonda u oval, decorada ordinariamente con grabados o relieves mitológicos en el reverso (los romanos carecen de grabados, pero no de relieves) y con mango tallado para asirlos cómodamente; de ellos, se conservan todavía muchos ejemplares en algunos museos arqueológicos.

Durante la alta Edad Media, apenas se hizo uso del espejo, hasta que en el siglo XIII se inventó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca sobre lámina metálica (o con amalgama de plomo o estaño que son los espejos azogados), sin dejar por esto de construirse los de sólo metal hasta el siglo XVIII. El espejo, como mueble de habitación, empieza con el siglo XVI, pues aunque durante los dos siglos anteriores se citan algunos ejemplares históricos apenas era conocido y su uso era poco corriente. En dicho siglo, se presenta con marco elegante y pie artístico y ocupa lugar distinguido en el salón como objeto movible y de dimensiones reducidas. Hacia fines del siglo XVII las fábricas venecianas logran construir espejos de gran tamaño y desde entonces sirven como objetos singularmente decorativos en los salones, en los que ocupan un lugar destacado. Los espejos modernos consisten de una delgada capa de plata o aluminio depositado sobre una plancha de vidrio, la cual protege el metal y hace al espejo más duradero. También cuenta la leyenda, que cuando los europeos llegaron a América, trajeron consigo el espejo, y era tal la impresión de los americanos que llegaron a cambiar el espejo por oro.

Otra rama de la historia:

No se sabe con seguridad cuándo apareció el espejo en la vida del hombre. Lo cierto es que se encuentra desde la más remota antigüedad, en los mismos albores de la Humanidad, cuando todavía no existía la Historia, tan sólo oscuros recuerdos, relatos y leyendas fantásticas. Se han encontrado espejos en todas las civilizaciones, en América, Asia, África y Europa.

Más registros:

Con el tiempo, en Italia, mas precisamente en la ciudad de Murano, dos artesanos descubrieron que el vidrio era el mejor material para crear los espejos. Éstos artesanos eran conocidos con el nombre de Dominico y Andrea. Si bien el invento se había realizado en el año 1507, con los dos señores nombrados anteriormente el espejo se puso de moda y trascendió las fronteras. Tanto escaló el espejo en la sociedad que los creadores de dicho material formaron un gremio y entre ellos guardaron durante años el secreto de la fabricación de dicho producto. Pero si bien esa es la historia que se ha registrado, cabe agregar que la humanidad por miles de años ha utilizado diferentes maneras de reflejarse como fuentes de agua cristalina.

Un poco de ciencia:

Un espejo es una superficie pulida en la que al incidir la luz, se refleja siguiendo las leyes de la reflexión. El ejemplo más simple es el espejo plano. En este último, un haz de rayos de luz paralelos puede cambiar de dirección completamente en conjunto y continuar siendo un haz de rayos paralelos, pudiendo producir así una imagen virtual de un objeto con el mismo tamaño y forma que el real. La imagen resulta derecha pero invertida en el eje normal al espejo. También existen espejos cóncavos y espejos convexos. En un espejo cóncavo cuya superficie forma un paraboloide de revolución, todos los rayos que inciden paralelos al eje del espejo, se reflejan pasando por el foco, y los que inciden pasando por el foco, se reflejan paralelos al eje.

LA MAGIA DE LOS ESPEJOS

Según muchas personas dentro de los espejos hay otro mundo, como si fuese el nuestro pero de una manera invertida, las cosas que nosotros vemos, las cosas escritas de forma correcta, en ese mundo esta escrito al revés. Otra de las leyendas que hay sobre los espejos, es que si uno sitúa un espejo frente a otro crea un portal infinito donde los espíritus pueden transitar libremente dentro del mundo de los vivos y su dimensión, la dimensión de las muertos. Para la cultura oriental, por ejemplo, los espejos están dotados de un gran poder místico y son elementos capaces de espantar a los espíritus malignos. También representaban una ofrenda al mundo espiritual y por ello eran colocados en las tumbas imperiales. Los espejos también son considerados portales que comunican al más allá, o hacia otro mundo similar al nuestro pero donde nada es lo que parece. Muchos son los relatos de personas que afirman haber visto reflejados en ellos a seres que en realidad no estaban allí o a familiares que recién habían fallecido y se presentaban a modo de despedida.

ESPEJOS Y HECHICERIA

Por su capacidad para duplicar la realidad, los espejos han sido siempre un medio de acceso para la magia y lo sobrenatural, y ya en la Antigüedad el arte de la adivinación por medio de espejos, conocido como cristalomancia, era practicado por magos y arúspices de muchas culturas. Las antiguas brujas de Tesalia escribían sus oráculos en espejos con sangre humana. Se cuenta que enseñaron a Pitágoras a adivinar sosteniendo un espejo en dirección hacia la Luna.

Este tipo de adivinación adoptó formas muy sofisticadas a lo largo del tiempo y no sólo se utilizaban recipientes de plata, piedras preciosas y agua en un cuenco, sino también las uñas de los dedos muy pulidas. Los espejos muy bruñidos y pintados de negro en el lado convexo se consideraban excelentes instrumentos para desarrollar la clarividencia, de forma similar al uso de una bola de cristal. Catalina de Médicis y Enrique IV tenían espejos mágicos a los que consultaban con frecuencia. Alberto Magno y Cornelio Agrippa hacían predicciones con un espejo, así como Cagliostro.

También John Dee, el mago real de la reina Isabel I de Inglaterra, utilizaba un huevo de cristal y un espejo negro de obsidiana. Un procedimiento habitual entre los adivinos consistía en sumergir un espejo de metal en el agua y según se viera el reflejo -desfigurado o claramente definido- se auguraba si la persona iba a vivir mucho o a morir. En la Edad Media se creía que las imágenes formadas en una bola de cristal o en un espejo eran causadas por Dios o por los malvados demonios que habían quedado atrapados por la magia, pero modernamente se ha propuesto explicaciones naturales para las imágenes que afloran al pensamiento cuando se escudriña un espejo con fines adivinatorios: son los estímulos ópticos de la capacidad imaginativa los que provocan las visiones. Con práctica y paciencia puede aprenderse este arte. Algunos especialistas dicen que cuando la clarividencia se desarrolla, el espejo aparece cubierto de una especie de neblina, que luego deja traslucir formas y colores.

 A medida que se desarrolla la habilidad perceptiva se agudizan las formas y colores dejando entrever objetos discernibles, personas y símbolos. Para las personas con habilidades psíquicas naturales, el avance es rápido si aprenden a relajarse profundamente. Los estudios del ocultismo utilizan espejos para adentrarse en el mundo de los espíritus. Mirar fijamente en uno permite supuestamente obtener visiones de los guías espirituales y ayuda para conseguir una visión aúrica, es decir, la habilidad para ver el aura de los demás.

Simbolismos y relaciones: el agua, la Luna…

Se ha dicho del espejo que es símbolo de la imaginación o de la conciencia, ya que tiene la capacidad de reproducir los reflejos del mundo visible en su realidad formal. Scheler y otros filósofos lo han relacionado con el pensamiento, pues es en el vehículo mental donde se produce la auto contemplación y reflejo del Universo. Es en este sentido en el que el espejo se relaciona con el simbolismo del agua reflejante y el mito de Narciso. También aparece con frecuencia en leyendas y cuentos infantiles convertido en mágico, ya que es capaz de proyectar imágenes que ocurrieron en el pasado o que ocurrirán en el futuro, o simplemente ver en el presente lo que está sucediendo a mucha distancia. Pero sobre todo el espejo mágico dice la verdad, pues él tan sólo refleja lo que ve, sin las máscaras o escudos que los seres humanos nos ponemos para protegernos; ellos tienen la cualidad de ver el alma tal como es. Esta característica es propia de los espejos de mano, que en China están relacionados con la felicidad conyugal y tienen cierto poder contra las influencias diabólicas.

Además de relacionarse con el agua, también lo hacen principalmente con la Luna, precisamente por su condición reflejante y pasiva, pues reciben las imágenes como la Luna la luz solar. Los mejores espejos son los que se realizan con plata, metal consagrado a la Luna y del que los antiguos creían que era producido por los propios rayos de ésta. En el templo de Coricancha (Cuzco) había un santuario consagrado a la Luna, recubierto totalmente de plata. Así, el espejo y la plata aparecen relacionados con todas las diosas lunares, ya que forman parte de sus atributos y emblemas. Para Loeffler, los espejos son símbolos mágicos de la memoria inconsciente (como los palacios de cristal).

El cristal, como parte integrante de los espejos, se une a su simbolismo de auto luminosidad, de visión interior perfecta y de pureza. En la Alquimia el cristal simboliza la perfección espiritual. Pero es la transparencia la que hace que el cristal exista y no se vea, a la vez que deja ver a su través, convirtiéndose en un intermediario entre el mundo visible y el invisible, y por tanto en una base simbólica de la sabiduría, la adivinación y todas las facultades y poderes misteriosos del hombre.

La diosa Isis y como uso su espejo.

 Una de las diosas que se sirven de su espejo mágico es la egipcia Isis. Recordemos que en el mito Osiris es el hermano-esposo de Isis, el cual será despedazado por Seth y sus fragmentos esparcidos por el mundo. Gracias a sus artes mágicas y con la ayuda de su espejo, Isis localizará los pedazos de Osiris para poder recomponerlo y devolverle la vida.

Este espejo se encuentra en la barca de Isis o barca lunar (la Luna), y en él quedó impreso el llamado Ojo de Horus, que es signo de videncia, espiritualidad y poderes ocultos, equivalente al Ojo de Dangma hindú. El Ojo de Horus es el Oudjat, el ojo de la visión justa, y se relaciona con el llamado Tercer Ojo, el cual despierta la clarividencia en el hombre. Los espejos negros -confeccionados con obsidiana- quizás sean uno de los elementos más relacionados con la Magia. Según H.P. Blavatsky, estos espejos se fabrican en la provincia india de Agra, en el Tibet, en la China y también en Egipto, de donde parece ser que los introdujeron en México hace muchos miles de años los antecesores de los actuales mayas.

Según la tradición, cuando desembarcaron los españoles, el Rey de los quichés ordenó a sus sacerdotes que consultaran el espejo para saber el destino del país. Los romanos también emplearon espejos negros de obsidiana. Así por lo menos lo afirma Plinio respecto del procedente de Etiopía, y parece que se empleaban particularmente para adosarse a las paredes. “La imagen que reflejan estos espejos -dice Plinio- parece una sombra, en la cual se ven los rasgos del objeto, pero no los colores: es una representación más bien oscura del objeto”.

Espejos y adivinación.

Donde más han destacado los poderes de los espejos es en el arte de la adivinación. Según el sentido vulgar de la palabra, adivinar significa conjeturar lo que se ignora; pero el verdadero sentido etimológico de la palabra es divinari, es decir, ejercer la divinidad. Los dos signos de la divinidad humana, o de la humanidad divina, son las profecías y los milagros. Ser profeta es ver por anticipado los efectos que existen en las causas, es leer en la luz astral; hacer milagros es obrar valiéndose del agente universal y someterle a nuestra voluntad.

Los instrumentos de adivinación no son otros que los medios de magnetizarse a sí mismo y de distraerse de la luz exterior, para estar atentos únicamente a la luz interna. Por eso Apolonio de Tiana se envolvía por completo en un manto de lana, y fijaba en la oscuridad su mirada sobre el ombligo. El espejo mágico de Du Potet es un medio análogo al de Apolonio. La hidromancia (adivinación por el agua) y la visión en la uña del pulgar, bien igualada y ennegrecida, es una variante del espejo mágico; el agua o el color negro absorben los rayos visuales, produciéndose entonces un desvanecimiento, un vértigo que va seguido de lucidez en los sujetos que tienen para esto una aptitud natural, y que están convenientemente predispuestos.

Vemos que el nombre de “Espejo Mágico” es una denominación genérica donde los instrumentos de adivinación no son solamente espejos, sino que pueden ser bolas de cristal, copas de agua, perlas, piedras preciosas, etc. Uno de los espejos mágicos más célebres de la literatura oculta es un cristal de carbón que estaba en posesión de John Dee, ocultista inglés que vivió en el siglo XVI.

Otro instrumento que se podría considerar un espejo mágico es la cubeta de madera negra del médico austriaco Anton Mesmer, en la cual María Antonieta vio reflejarse en sus turbias aguas todo el desenlace de la Revolución Francesa, incluyendo la muerte de sus amigos, del Rey y de ella misma.

Espejos en la mitología y la religión

Los espejos aparecen como atributo de las diosas en los mitos y ceremonias de casi todas las religiones antiguas diseminadas por el mundo. Así, en el Egipto de hace miles de años, cuando las aguas del mar salpicaban las patas de la Esfinge y la meseta de Gizeh era una isla, los sacerdotes realizaban una ceremonia secreta a la salida del sol, donde los primeros rayos del amanecer eran reflejados por un espejo de oro pulido que la Esfinge tenía en su frente, proyectándolos entre sus patas.

También se han hallado en los sepulcros de la XIX dinastía espejos en forma de disco que encajaban entre los cuernos de la cabeza de la diosa Hathor, que probablemente estarían relacionados con la capacidad de adivinación de los dioses ctónicos. Hubo una diosa o demonio femenino mesopotámico llamada Lamastu, que atacaba y seducía a los hombres y trataba de arrebatar los niños a sus madres. Era probablemente una representación más de la muerte y la enfermedad.

Esta diosa en sus representaciones y conjuros llevaba siempre consigo un peine, un espejo y un huso, atributos los tres muy antiguos de feminidad, magia y transcurso del tiempo. Entre los griegos hay varios mitos donde aparecen los espejos. Uno de ellos es el de Perseo, que tiene que matar a una de las Gorgonas, Medusa, la única que es mortal. Para ello el héroe se elevó por los aires con las sandalias aladas que le dieron las tres Gracias, mientras Atenea sostenía encima de Medusa un escudo de bronce bruñido a modo de espejo, para que el guerrero pudiese contemplar la escena sin tener que mirar a los ojos de la terrible Gorgona, que tenía la facultad de transformar en piedra a sus observadores, y de este modo pudo cortarle la cabeza.

También podemos recordar el mito de Narciso, joven de incomparable belleza e incapaz de sentir amor por nadie; una ninfa se enamoró de él, pero éste, sólo interesado por sí mismo, la rechazó. La ninfa murió de amor, por lo que la diosa Artemisa castigó a Narciso a enamorarse de su propia imagen cuando se viera en una fuente. Los romanos consagraron el lago Nemi, que tiene forma de cuenco, a Diana, diosa de la Naturaleza y de la fecundidad; allí los sacerdotes de su culto realizaban ritos y ceremonias lunares, por lo que el lago pasó a llamarse “el espejo de Diana”, aunque estos cultos se realizaban incluso antes de la fundación de Roma. En el panteón azteca también tenemos varios ejemplos como el dios Tezcatlipo-ca, “el Señor del espejo humeante”. Es uno de los dioses más antiguos del panteón y rige las hechicerías y los encantamientos. A él se le dedicaban los abundantes fenómenos parapsicológicos que ornaban el México antiguo.

Su oscuro espejo humeante está relacionado con la Luna, y estaba hecho con hielo arrancado de la Tierra Primera “aún no alumbrada por el sol”. También hay un pasaje relacionado con Quetzalcoatl, “la serpiente emplumada”. Este era un Rey de pureza intachable, por lo que los demonios, no pudiendo resistir tanta nobleza, deciden perderlo. Para ello le sitúan frente a un espejo negro, en el que percibe por primera vez su cuerpo, considerándolo feo e imperfecto. Sumido en la tristeza, los demonios aprovechan para embriagarle, y del espejo surge una figura femenina hecha de pura materia irradiante, que es su propia sombra o doble, y allí el Maestro pierde su pureza ascética. Mientras en Europa los hombres preparaban las hogueras de San Juan en honor del solsticio de verano, en el hemisferio sur los incas festejaban el Inti Raymi, la Fiesta del Sol, en la que el monarca vestía sus galas más preciadas y lucía ornamentos de oro y plata que reflejaban la luz solar. La parte principal de la ceremonia consistía en renovar el fuego sagrado, que ardía durante todo el año.

En esta ocasión era el mismo Sol quien lo encendía. Para ello los sacerdotes llevaban un brazalete llamado chipana, el cual tenía una lente que reflejaba los rayos del sol como una lupa, inflamando un algodón color carmín. Este tipo de espejos son llamados ustorios o ardientes; dos hechos históricos han dado celebridad a este medio de producir combustión desde lejos: Arquímedes abrasó en Siracusa la flota de Marcelo y Proclo quemó en Constantinopla la de Vespasiano. En cuanto a la leyenda, nos dice que los navíos atlantes, antes del hundimiento de su último resto llamado Poseidonis, llevaban unos espejos parabólicos enormes con los que incendiaban ciudades. En el Japón encontramos el símbolo teológico del espejo, que es el emblema de la diosa Amaterasu, “el Sol”. Dice su religión que la diosa enfadada se escondió dentro de una caverna y que el resto de los dioses fabricaron un espejo, que colocaron en la entrada. Amaterasu, llena de curiosidad, salió a ver su imagen reflejada. Este espejo era octogonal, y su representación es una flor de ocho pétalos con su centro rojo (la flor del cerezo), llamado Kagami, y sirve de representación al Judo.

Ninigi, nieto de Amaterasu, recibe dicho espejo, que “habría de considerar como si fuera la propia alma de Amaterasu”, ya que es uno de los emblemas sagrados, junto con la espada y las joyas, que se identifican con el poder imperial. Son estos emblemas los que recibe el Emperador en una ceremonia secreta de sucesión; si el espejo llegara a empañarse indicaría que el candidato no es digno de convertirse en Hijo del Sol. En los templos japoneses se custodiaba el Shintai o morada del dios, que en la mayoría de los casos era un espejo metálico.

CONCLUSION:

La creencia popular afirma que las almas si no van al cielo, van al infierno o quedan estancadas penando en la Tierra; pagando sus males. Muchos creen que estos se albergan o quedan atrapados en los espejos. Por ese motivo es que hasta en la actualidad los espejos son cubiertos cuando alguien fallece para que no quede atrapado en este mundo y pueda continuar su camino. Tambien hemos visto que para muchas creencias diferentes, el espejo es un poderoso artefacto espiritual, de magia o hechicería, en fin no deja de ser algo peligroso y poderoso. Para la gente normal solo es un vidrio donde nos reflejamos y esperamos ver algo que nos guste.

LA YAPA

Sea cual fuere la verdad sobre este invento, las miles de leyendas fantásticas que rondan en torno a estos artefactos capaces de reflejar nuestra realidad al revés de cómo la vemos han traspasado la barrera de los siglos, culturas y creencias, instaurándose en la conciencia popular. El mundo de la literatura y del cine ha tomado la magia que gira en torno a ellos y la han plasmado en obras realmente fascinantes. Si les gustan los filmes de horror les recomiendo “Mirrors”, una película en la cual toda la trama gira en torno a magnánimos espejos y es realmente digna de ver. No es uno sino muchos los casos de personas que aseguran ver imágenes en los espejos. Sobretodo en los baños. Por eso y para que no se vayan solo con un mazazo de historias, les dejamos a continuación una recopilación de las mas importantes historias o mejor dicho “leyendas urbanas” alrededor de los espejos.

 Leyendas:

 BLOODY MARY O VERONICA

Muchas historias urbanas cuentan de apariciones malignas en los espejos luego de recitar determinadas frases frente a ellos y mostrando algún instrumento en particular.

El fantasma del espejo es una historia sobre un espíritu que aparece al ser pronunciado su nombre tres veces frente a un espejo. En España se conoce como Verónica y en el mundo anglosajón, Bloody Mary. Suele formar parte de juegos infantiles.

El juego se presenta en diversas configuraciones, implicando el uso de objetos cotidianos, sobre todo un espejo y a veces un libro (a menudo, la Biblia) o unas tijeras (en memoria de las que causaron la muerte a Verónica.

Verónica mata a quien la ha invocado, normalmente con un arma blanca que se encuentre en las cercanías (cuchillos de cocina, navajas, tijeras…), que sale disparada y se clava en el corazón o el cuello de la víctima.El tema central del rito suelen ser consultas relacionadas con el primer amor o la muerte.

La versión más común de la leyenda explica que se trata de una muchacha muerta durante la pubertad (a menudo, durante una sesión de ouija) y cuyo espíritu ha quedado atrapado entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Sin embargo, algunas versiones la consideran hija de Satanás.

El personaje cambia con frecuencia de nombre o se multiplica, normalmente bajo la forma de dos hermanas o amigas.

En EE.UU. hay una leyenda análoga protagonizada por Bloody Mary (“María la Sangrienta”) o Mary Worth, que ha servido de inspiración al relato de Clive Barker ¨Lo Prohibido¨, llevado al cine con el título Candyman.

No resulta fácil establecer el origen de la figura, ligada a la creencia, común en muchos lugares, de que las almas de los muertos se manifiestan en ocasiones en los espejos. Algunos han querido vincularla con santa Verónica.

EL PORTAL HACIA EL MAS ALLA

Por más que una imagen empiece a aparecer, no hay que mirarla; ya que el espíritu encerrado; si es maligno, puede poseer tu alma para siempre. Si te atreves, trata de invocar el nombre de un conocido muerto tres veces a la media noche, en un dormitorio cerrado, oscuro, sin luz eléctrica, solo con una vela. Ponte al frente del espejo y mira fijamente tus ojos. Verás que tu rostro empieza a cambiar y luego… Bueno… Eso solo tú lo podrás averiguar…

EL ASESINO DEL ESPEJO

Una de las historias mas conocidas sobre los espíritus y los espejos es la siguiente: Cuentan que en el barrio de Vicente López (buenos aires – argentina) hay una casa muy hermosa pero esta abandonada, y los que realmente saben la historia, tal cual como fue, ni siquiera pasan por la puerta. La historia comenzó un día de verano en que dos amigos (de entre 13 y 14 años) estaban jugando en la pileta de la antigua casa. En eso el dueño de la casa le pidió a su amigo que le vaya a buscar un vaso de gaseosa a la cocina. Cuando el amigo se dirigió a la cocina se dio cuenta que los espejos de toda la casa temblaban y hacían un sonido muy extraño. El chico se fue corriendo al patio y le contó a su amigo lo que había pasado, e inmediatamente los dos amigos asustados se fueron de la casa, por lo menos querían esperar que llegarán los padres del niño dueño de la casa. A la noche cuando los padres volvieron a la casa los niños volvieron también. En el medio de la noche el dueño de la casa, le dijo a su amigo que vaya a buscar un poco de agua fría, ya que hacía mucho calor. El muchacho fue caminando por el pasillo y bajo las escaleras, pero cuando le faltaban 3 escalones para terminar de bajar, sintió que lo empujaban haciéndolo caer al descanso, al levantar la vista vio un hombre en el espejo, un hombre con una ropa antigua y sucia, que extendía la mano para agarrarlo, pero antes que este pudiese tomarlo, el chico escapó hacia el cuarto de su amigo. Cuando el chico le contó al dueño de casa lo que había sucedido, el dueño de casa le dijo que si, que le creía porque el también había visto a ese hombre y estaba al tanto de la historia que rodeaba a ese fantasma. La leyenda cuenta que eran 2 hermanos que se querían mucho, pero por un problema de plata se habían dejado de hablar, pero Vivian en la misma vivienda. Una noche uno de los hermanos comenzó a golpear el otro y lo tiro por la escalera, matándolo al instante. Entonces lo que cuenta la leyenda es que a cada persona que este espíritu ve en la casa, piensa que es su hermano y trata de vengarse por su asesinato. Una vez finalizada la historia, él dueño de casa le contó que a él le costaba dormir mucho porque sentía sonidos raros toda la noche. Así paso el tiempo y la familia siguió viviendo allí hasta que un día se mudaron y nunca más nadie habitó esa casa, esto es lo que cuentan los vecinos de la casa abandonada de Vicente López, la que hoy es conocida como la casa del espejo. Ahora que saben lo que ocultan los espejos y se vean frente a el, miren atentos, quizá ven algo mas.

EL MENSAJE DEL ESPEJO

Ya había tenido un encuentro un poco atípico en un sueño. Con un muchacho que por lo visto, era mi intérprete en los sueños. No había entendido las últimas palabras, hasta hoy. Algo de prestarle atención a los espejos dijo. Lo raro fue cuando, debatiéndome entre la vigilia y el sueño, me crucé con el espejo del baño. Si bien a esas horas y con esa escasa luz y lucidez de ideas siempre las cosas parecen más raras, esto era distinto. Había un curioso juego de luces y sombras que no se correspondía con la realidad. Grande fue mi sorpresa cuando levantando la manó derecha, vi. como del otro lado hacían el mismo gesto, desentendiéndose de su función de espejo. Se suponía que el levantaría la mano izquierda. Por las dudas, se me dio por hablarle, pero los labios de él no respetaron mi voluntad, no se movieron.

-¿Qué vendría a ser esto? – Pregunté. -

¿No te imaginas? -

Si si, déjame adivinar, sos el ‘yo’ del otro lado del espejo.

 -Adivinaste. -¿Y que se supone que haces ahí? ¿No tendrías que estar haciendo lo mismo que yo?

-No se, ¿qué son los espejos para vos? -

Un pedazo de materia que por alguna propiedad refleja la luz y crea una imagen virtual de la figura que emite la luz… -

¿Si, pero vos crees en eso? -

Y, si fuera por mi creería que hay un universo paralelo, y que lo que llamamos espejos no son más que ventanas hacia el otro lado.

-Ahí me va gustando, no estas errado. ¿Y que censas de tu pregunta?

-¿Qué pregunta? -

¿Por qué no estoy haciendo lo mismo que vos?

-Ah, si… y… no se, supongo que los muchachos de los sub-mundos están todos de huelga, entonces los de los sueños no tienen guión, los de los espejos se revelan y no imitan a sus representados… y así el resto.

-No. No es así. Solamente estamos interesados en que adviertas algunas cosas.

 -Por ejemplo, ¿cuales?

-Por ejemplo que te enteres que eso que vos llamás ‘realidad’ no es más que una parte de un gran conjunto.

-Me gustaría creer en eso, pero no tengo pruebas.

-¿Y esto que estas viendo? ¿No es suficiente prueba?

-Supongo que estoy un poco loco y por eso pasan algunas cosas, y supongo que el monóxido de carbono de la estufa que no tiene salida de gases tiene que ver con todo esto.

-Así es difícil que el chancho chifle… -¿Es verdad lo de la guerra?

-¿Qué guerra?

-Se dice que hace unos años, hubo una guerra entre tu mundo y el mío. Hasta entonces los espejos eran pasajes de un mundo a otro, en tiempos de paz. Pero un día, el trono de tu imperio cambio de dueño y se desató la guerra, y al cabo de unos años mi bando salió ganador y esa convivencia se rompió para siempre, y los del otro lado de los espejos quedaron condenados a imitar nuestros movimientos. Aunque escuche que están planeando de alguna manera una revolución…

 -¿De donde sacaste eso?

-De ‘El Libro del Fantasma’, del Negro Dolina…

-Algo de eso hay, es una profecía cumplida (al menos en parte). Pero cometés un error importante…

-¿Cuál?

Efectivamente hubo una guerra, posterior a tiempos de paz, y efectivamente un bando perdió y estaba condenado a imitar, a seguir un libreto en tiempo real, sin posibilidad de ensayarlo previamente. Cada error en la representación se paga, de alguna manera.

-Si… más o menos lo mismo que dije yo…

-¿Te parece?

-¿A dónde querés llegar?

-¿No pensaste que los que están imitando, siguiendo un libreto en tiempo real y pagando errores son ustedes, los ‘reales’?

-¿Qué querés decir?

-¿Qué querés decir?

- Dijo al unísono… Entonces las sombras y las luces respetaron lo que proponía el sol invasor del amanecer, y todo volvió a ser lo que era, y yo no había dormido nada. Aún con ese mensaje raro, con esa confirmación de la existencia del destino había un detalle en la profecía, que me decía que no todo estaba perdido.

QUEDA EN USTEDES CREER O NO.-