El fantasma de la niña de pocitos.

Publicado: 11 mayo, 2011 en Casos
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

Estimados amigos, primero que nada, antes de cualquier investigación uno debe de ubicarse geográficamente e históricamente en la zona del incidente.

En muchas de las ocasiones el lugar tiene una historia, increíble que puede darnos una pista del “porque” de los sucesos paranormales del lugar.

Empecemos por lo básico y un poco de historia.

Barrio Pocitos:

Pocitos es un barrio en la ciudad de Montevideo, capital de Uruguay.

Historia

En los albores del siglo XIX la zona fue utilizada por lavanderas que hacían pequeños pozos (“pocitos”) junto a un cauce de agua dulce que luego fue denominado arroyo de los Pocitos. El militar y cartógrafo José María Reyes (1803-1864) obtuvo la propiedad del inmenso terreno y proyectó un barrio de21 hectáreasen 1833, pero luego lo vendió al estanciero y saladerista Ramírez Pérez, quien desarrolló el proyecto desde 1841. La nueva localidad fue inaugurada en 1886 con el nombre de Nuestra Señora de los Pocitos.

El fácil acceso desde el Centro a través de los caminos públicos (actuales Avenida Brasil y Bulevar España) fomentó el crecimiento del lugar como punto de recreación. El loteo y venta de terrenos en regiones aledañas por Francisco Piria y otros empresarios entre fines del siglo XIX y principio del XX habían extendido la urbanización a Trouville, Villa Biarritz, Pocitos Nuevo y Villa Dolores. A principios del siglo XX Pocitos se convirtió en “estación balnearia”.

Es realmente revelador, que si prestan atención a lo antes escrito, podrán ver un nombre que a todos los buscadores de lo paranormal en Uruguay nos llama la atención que este involucrado,  el señor “Francisco Piria”.

Este hombre, no solo fue un empresario muy famoso, sino que también fue conocido por ser un poderoso alquimista de la época, que no solo compraba sus tierras por el valor de reventa sino por la “energía mística” que encerraban.

En caso de querer más información los invito a leer :

FANTASMAS EN EL CASTILLO DE PIRIA

Otro dato importante es que no muy lejos del lugar de la historia habitaba otro personaje muy curioso, Humberto Pitamiglio aprendiz de Piria y también alquimista, el cual creo un castillo en la rambla que hasta el día de hoy es estudiado por diferentes ramas de la ciencia buscando explicaciones referente a su tan misteriosa y excéntrica construcción. En lo personal lo revisitado un par de veces y debo decirles que es increíble la construcción y la energía que se siente en ese lugar además de lo cautivante que es recorrerlo en la noche.

¿Estas tierras encierran algún secreto que no sabemos?, ¿Que interés tenían estos alquimistas en pocitos?

Sinceramente no lo se, pero obviamente algún interés existía y sin duda dada la cantidad de apariciones y leyendas de la zona seguramente tiene algún misterio que no ha sido revelado.

En la actualidad:

El barrio se localiza sobre la costa del Río de la Plata (que para esas alturas presenta un alto nivel de salinidad y de oleaje, y sus aguas son más claras producto de su cercanía con el Océano Atlántico), en torno a la playa del mismo nombre. Esta playa toma su nombre de la época en que las lavanderas acudían a ella, aprovechando las arenas limpias de la misma para lavar la ropa, haciendo pozos. Como muchos de los barrios montevideanos, tuvo su origen como un poblado independiente que luego acabó absorbido por el crecimiento de la ciudad.

Se caracteriza por una arquitectura de edificios de apartamentos de 10 a 15 plantas que bordean el estuario del Río de la Plata, especialmente en torno a la playa, conviviendo con algunas casas antiguas, aunque ya para el año 2006 no quedan más que unas pocas debido a la presión por la tierra y el alto valor de la misma. Es el lugar elegido por la clase media y alta de la sociedad uruguaya. Cada vez más se está transformando en un lugar autónomo del centro de la ciudad, con los servicios comerciales bancarios y profesionales imprescindibles para su funcionamiento.

Volvamos a la leyenda:

Buscando por la red información referente a sucesos ocurridos en determinados lugares de Montevideo, me tope en varios sitios con una leyenda que sinceramente, no sabría decirles exactamente que sensaciones me trasmitió, pero quería compartirla con ustedes y que me dejen su comentario referente a esta historia.

Esta leyenda surge en el barrio de pocitos (Montevideo – Uruguay), consecuencia de una desgracia de los años 70, algunos garantizan que fue verdad, otros la consideran como una leyenda urbana que ronda las calles de pocitos, que tiñe de misterio y oscuridad, un edificio que aun se mantiene en pie a pesar del tiempo que todo lo cambia.

Una noche calurosa de noviembre a principios de los años ‘70, un joven se hallaba estudiando en su apartamento de Pocitos, en Bulevar España casila Rambla. Mientrasrepasaba sus lecturas junto a un compañero de estudios, tocan a la puerta. El reloj marcaba las 12 en punto, una hora inusual para recibir visitas, por lo que el dueño de casa quedó extrañado.

A través del visor de la puerta, sin embargo, aguardaba un niña de siete u ocho años, de rostro dulce y aspecto inocente, llevando un vaso vacío entre sus manos. Luego que el joven abriera la puerta sin dudar, la niña le pidió en tono suave un poco de leche. Ella aguardó en la puerta durante unos segundos, mientras el dueño de casa llenaba el vaso, agradeciendo posteriormente y retirándose.

A la noche siguiente, el estudiante volvió a reunirse con su amigo para continuar con los estudios. Al caer la medianoche la puerta volvió a sonar con puntualidad implacable, preludio de la aparición de la niña de la noche anterior, que se repitió en esta ocasión con la exactitud de un calco. Llevaba el mismo atuendo, un vestido blanco con puntillas, y volvió a pedir un vaso con leche con muchísima amabilidad. El joven sintió esta vez un cierto cosquilleo incómodo, pero apenado ante la situación la invitó a pasar. Al verla sentada en un sillón de su hogar, con expresión desamparada, el estudiante se animó a preguntar el por qué de sus visitas tan tardías.
Con total simpleza, la niña respondió que vivía un piso más arriba pero que allí, por cierto, no tenían leche. Terminó el vaso, aclaró que debía retirarse y abandonó el lugar una vez más. Al día siguiente, el joven decidió comprar un par de botellas de leche y llevarlas directamente a la niña misteriosa y nocturna que vivía en el piso de arriba.
Eran 2 apartamentos por planta, por lo que al tocar el timbre del primero una mujer le explicó que probara en la puerta de al lado, donde vivía una niña de características similares. En el segundo apartamento atendió una chica de unos 12 años, muy parecida a su cordial visitante nocturna. Al ser preguntada al respecto negó tener una hermana, pero el joven, convencido de las semejanzas e instigado por lo sucedido en las tres noches anteriores, volvió a insistir. La pequeña comenzó a ponerse nerviosa y llamó a su madre. Cuando el joven explicó la situación, la reacción no pudo ser más inesperada: la mujer se abrazó a su hija y comenzó a llorar del mismo modo. Le pidió al estudiante que aguardara unos segundos y volvió a introducirse en la casa. Cuando regresó, tenía una fotografía entre las manos: en ella, podía verse a la mujer un hombre y dos niñitas exactamente iguales. El joven reconoció al instante el rostro y se sobresaltó al ver el vestido blanco con puntillas. Sólo tardó un instante en recomponer las piezas del puzzle, y pudo anticipar el relato de la mujer. El mismo día en que habían sacado la foto, la niña del vestido blanco -la visitante de la medianoche- había muerto, dejando a su familia inundada de tristeza.
El joven, aterrado, pidió disculpas y volvió al apartamento. Llamó a su compañero de estudios, le contó la historia y le pidió que lo acompañara esa noche. Cuando llegó, ambos se dedicaron a la lectura sin olvidar por un momento la marcha inevitable del reloj hacia la medianoche. A las doce en punto la puerta sonó como de costumbre, pero potenciada por el clima enrarecido pareció resonar más fuerte que nunca.

El estudiante, conociendo la historia macabra que se escondía detrás de su visitante, prefirió mirar por el visor antes de decidirse a abrir. Del otro lado, sin embargo, no había nadie. Abrió la puerta inquieto y halló a sus pies el vaso, el mismo que la niña llevaba día tras día, sólo que esta vez podía ver un papel enrollado dentro. Al desdoblarlo, el joven pudo leer una simple palabra: “¡Gracias!”. De tanto en tanto, incluso hoy en día, algunos habitantes del edificio se sobresaltan cuando sienten el timbre a medianoche y se enfrentan a la presencia amigable de una niñita de blanco, que recorre los pasillos culminando un paseo inconcluso de 35 años atrás.

Varias personas cuentan esta leyenda, ¿es verdad o solo una leyenda?.

Ustedes decidan.

Anuncios
comentarios
  1. Mankind dice:

    Bonita leyenda, tal vez un poko perturbadora.

  2. js-soriano dice:

    quien iba a decir que un edificio que lo debo haber visto todos los dias ,al vivir en la zona tuviera esa historia tan extraña

  3. lety dice:

    muy buena la historia y muy atrapante …. gracias a ustedes podemos conocer leyendas e historias de nuestro pais

  4. Beatriz dice:

    Wow! Pobre niña…

  5. LUNA dice:

    ESTA BUENA PERO TENEBROSA

  6. quien sabe igual me gusto leerla

  7. jose dice:

    que miedo!!!!! estuve viendo leyendas urbanas de montevideo aaayyy dios mio esta maldita la ciudad yo tengo miedo!!! ayyyy dios mio no puedo creer que montevideo sea asi ay esto esta feo =/ haora me voy a ir a tomar un vaso de leche porque no puedo dormir del miedo voy a tomar bastante leche si no no duermo por una semana deja mira si me agarra uno de estos faaa me meto abajo de la mesa chau buen aporte

  8. incentiva la lectura!!!!muy buena !!a seguir leyendo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s